El Director General en su despacho

Animal político y funcionario de corazón, desde chiquito tenía claro que quería vivir del cuento. Se dedicó a ello con tesón. Se fugaba del colegio y acudía a las sedes de los partidos políticos para ensobrar papelas electorales. Se afilió a los jóvenes de ATI y su paso por Derecho en La Laguna le lanzó a ser claustral por el sector de alumnos. A la tercera oposición que hizo, consiguieron colocarle en la Administración. Solo tomó posesión de su plaza durante tres meses antes de pasar a espacho con moqueta. Es el Director General más antiguo del Gobierno -desde 1999- y el único que, además, es diputado. La única explicación es que molesta poco y sale bien en las fotos. Sus logros y escándalos son desconocidos. En definitiva, es un Director General de chiste. Esta es la segunda entrevista que concede en toda su carrera.

– El informe de fiscalización de la Cuenta General de la Comunidad Autónoma de 2008 denuncia el pago de indemnizaciones en su Dirección General por un importe de 6.294 euros por «contrataciones verbales de personal». ¿A qué se deben?
– A una política responsable de fiscalización del gasto. Podíamos gastar mucho más pero me dije yo a mi mismo: si gasto menos en la contratación de personal pues podré hacer modificaciones del presupuesto para partidas más necesarias como dietas, mobiliario inventariable de despacho, comida para mascotas, clips de colores que son más caros que los normales pero que quedan más bonitos a la hora de clasificar los documentos y cosas así. Antes tenías que contratar al personal todo el año y se gastaba mucho dinero, así que ahora les digo por la mañana: Tú trabajas hoy, tú no, tú tampoco, tú si… Y solo cobra ese día el que trabaja. Es un gran invento esto de la contratación verbal de personal.

– ¿Eso podría explicar por qué el total de modificaciones de crédito realizadas por su departamento en 2008 ascendió a 1.075,3 millones de euros, un 31,1 por ciento más que en el año 2007?
– Anda, pues no me había fijado. Porque se que ustedes son dos personas serias que si no pensaría que me están engañando. Mira que le tengo dicho a mi cuñao que no meta mano en las partidas de los créditos de la Dirección General, que no se entera y seguro que ha metido la pata. Es que tiene la cabeza en un palacete que se está comprando en Guamasa ¿saben? No se preocupen que le llamaré la atención.

-A la vista de las interpretaciones erróneas que se produjeron sobre la propuesta del Gobierno de Canarias relativa a la moratoria de la Reserva de Inversiones… ¿cree usted que la RIC sirve para generar empleo estable?
– La primera vez que oí hablar de Ric fue en la película Casablanca, gran película. Hasta se me escapó una lagrimita al final y todo. Yo de esto de la reserva de inversiones no entiendo mucho, para eso tengo técnicos en la Dirección General que se encargan de entender estas cosas. Yo solo tomo las decisiones. Pero el final de Casablanca tiene cierta relación con esto, cuando Adán le pone el brazo por encima del hombro a Mauri y se alejan en la niebla mientras le dice “Creo que este es el principio de una gran amistad” Seguro que después de eso vivieron felices, consiguieron crear mucho empleo estable y comieron muchos mecanismos. ¿No era así el final?

– ¿Es verdad que ha sido usted el artífice del diseño de los uniformes de la Policía Canaria?
– Pues mire, sí. Para que ocultarlo. Conmigo se cometió una gran injusticia cuando no me dejaron participar como miembro de pleno derecho en la comisión para redactar la Ley, que José Miguel Ruin quería dejarme fuera. Pero luego la Primera Dama y yo nos pusimos de acuerdo y nos han salido unos uniformes de lo más chulo. Los colores son idea de ella. A mí lo que me pone mucho es lo de los coches pintados de negro. Toda mi vida los he preferido de este color.

– Paulino Rivero es partidario de que el Estatuto de Autonomía salga en esta legislatura, pero los socialistas han dicho en varias ocasiones que es mejor que no salga a que lo haga en malas condiciones…
-Por supuesto, yo estoy en el bando del Sheriff, por supuesto, que luego se rebota conmigo y me cesa fulminantemente. Yo creo que debe salir. Pero también es verdad que si va a salir mal, no merece que salga que luego llega tarde a casa, uno se preocupa y no es cuestión de que te llame la policía a las tantas de la madrugada porque se lo ha encontrado perdido en la calle. El Estatuto que salga con fundamento. Sin dar un paso atrás y sin que nos tiemble el pulso. Yo siempre he sido partidario de Paulino.

-Cuando queda dos años para que concluya la legislatura ¿de qué proyectos de los que ha dirigido su Dirección General está más orgulloso, cuáles quedan pendientes aún y cuantos no podrán salir adelante antes de mayo de 2011?
-¿Solo quedan dos años para que se acabe la legislatura? Mi madre, como pasa el tiempo. A ver déjenme que haga memoria. Estoy orgulloso de todos los proyectos que ha ejecutado mi Dirección General, pero no me pregunte cuantos son porque no sabría que decirle. Se que son muchos. El otro día estuve en Madrid y todo para presentar uno de ellos. ¡ah, no! Que eso era Fitur. Bueno, que estoy muy orgulloso de todos. Y no me queda pendiente ninguno que yo siempre he sido de aprobar en septiembre y pasar limpio de un año a otro.

-¿Es usted partidario del principio de alternancia política que tiene CC?
– Por supuesto. En CC alternamos todos o no alterna nadie. Estoy por proponer que todos los cargos se nutran de este principio y que todos los afiliados tengan la posibilidad de alternar en todos los puestos. Incluso que exista un principio de alternancia para todos los habitantes de Canarias, que nos alternemos de una isla a otra, para crear nación y superar pleitos. Sería bonito.

– ¿Considera que Paulino Rivero tiene que repetir como candidato o que los nacionalistas deben presentar a alguien de cualquier otra Isla?
– Bueno, bueno, si la única exigencia es que sea de cualquier otra isla hay que tener cuidado que lo mismo nos presentan un candidato de las islas Sandwich del Sur. Yo creo que me deberían presentar a mi. Pero no se como se lo tomaría el presi, que es muy suyo para estas cosas. Si se lo piensan, soy la mejor opción. He salido mucho en el periódico (hasta el mes de febrero todos los días), soy el más simpático, el más guapo, el más rápido, el más longevo. Conmigo no tendrían ningún problema para nada.

-¿Usted es partidario de que el presiente sea el Beato Castro? ¿Prefiere a Anita la diominuta?
– Que manía tienen ustedes con que me juegue el partido. A ver, yo al Beato le tengo mucho cariño, siempre está dispuesto a darte un consejo, luego tú decides si sigues el consejo o haces todo lo contrario. Es el sensei de la política canaria. ¡El único político canario que nunca ha estado en Fitur! Eso imprime carácter. Seguro que sería un gran presidente canario, siempre que me tuvieran a mí como Director General, claro. Y Anita también sería una gran presidenta, desde luego, y además no haría falta gastar mucho en coches oficiales. Cabe bien en un Smart. Lo que tiene Coalición es que nos sobran líderes para presentar a la Presidencia. ¡¡Oh, qué frase más original me ha salido!!

-¿Qué le parece lo de quitarle a Gran Canaria el Gran?
– ¿Para qué periódico dice usted que es esta entrevista? Ah, ya, para un blog de La Provincia… Pues creo que sería un follón. Hemos tardado treinta y seis años en quitarle el nombre de General Franco a La Rambla y ahora queremos quitarle el Gran a Gran Canaria. ¿Y luego que hacemos con el? ¿A quién se lo ponemos? Habría que cambiar todos los mapas, las tarjetas, las direcciones, los códigos postales… quite, quite, demasiado trabajo. Además, si la isla se llamara Canaria, sus habitantes serían canarios ¿y los demás que seríamos? Que va, que va. Parafraseando a una gran cantante española que le devolvió la dignidad a este país ganando el festival de Eurovisión: “No me toques Las Palmas, que me conozco”

La entrevista es obra de Patricio Ducha & Francisco Pomares
La foto es de Ángel Marrero