15gp-copia.jpg

La plana mayor de Coalición Adán Martín, Zerolo, Román, Paulino Rivero y Mauricio, saben que la única posibilidad de salvar el planeta pacto de la destrucción es dinamitando a Soria. Y mejor que se anden prontos, porque a lo peor ocurre que acaba ‘armafollón’ Soria antes con ellos.

Uno se pregunta si lo de los canales televisivos de pago le ha venido bien al cine, o le ha venido fatal. Puede que la posibilidad de elegir cine en casa a cualquier hora sea un aliciente para acercarse de de vez en cuando al séptimo arte. Pero también es probable que ver lo que ponen en las digitales y familia sea una forma de odiar definitivamente cualquier contacto con la gran pantalla.

Ayer mismo, el Canal+ de Polanco golpeó con saña a todos sus abonados, programando a la hora de máxima audiencia esa abominación de estética bakalao y pirotécnia que responde al nombre de ‘Armageddon’, un metraje con mucho ruido, un movimiento de cámara histérico (la peli parece filmada por un epiléptico en plena crisis), demasiados efectos especiales y muchísimo pero que muchísimo Bruce Willis, y encima haciendo de papá astronauta. La única satisfacción de todo el asunto es que al final el Bruce la palma para salvar a la Humanidad y de paso a su candida hijita que es nada menos que Liv ‘Belleza robada’ Taylor. Por desgracia, sólo se trata de cine. Don Bruce ya se ha recuperado: media hora después de morir en ‘Armaggedon’ andaba campando a sus anchas, también en Canal+, en ese ‘remake’ (igualmente malo de solemnidad) que responde al nombre de ‘Jackal’.

En fin, que la película -‘Armaggedon’- es una especie de respuesta obligatoria, pero con brío y muchas explosiones, que los estudios tradicionales decidieron sacarse de la manga ante el probable éxito de la mística historieta de Spielberg sobre el fin de la humanidad. Spielberg había decidido filmar ‘Deep impact’ para mayor gloria de la ‘Dreamwork factory’, pero al final le quedó tan lánguida que no se atrevió a firmarla y sólo la produjo, mientras él se entretenía con los dinosaurios. Tratan ambas -‘Armaggedon’ y ‘Deep Impact’- de terrores y catástrofes fin de milenio, un argumento que se puso de moda hace un par de años y que -ahora que de repente todos-todos-todos sabemos que el milenio no ha empezado y que empieza dentro de 364 días-, ahora seguramente nos durará otro añito más. Para ver: es un meteorito dispuesto a ciscarse sobre el género humano y acabar con la civilización. En ambas pelis se arregla la cosa y la civilización queda sólo un poco maltratada, pero no todo está perdido porque se salvan las hamburguesas McDonalds y las licenciatarias de Coca Cola. En la de Spielberg se nota menos lo de las hamburguesas, porque hay una especie de ola gigante que lo moja todo, y hasta hay tiempo para un par de lágrimas. Muy húmedo y muy bonito.

‘Armaggedon’, viene a ser el Día del Juicio en la tradición cristiana. Lo que ocurre es que aquí juicio y castigo vienen de la misma mano. Puestos ya a pensar en un día del juicio, ninguno mejor que el 12 de marzo, segundo domingo del mes de las flores en el que -si antes el meteorito, el cometa o la estación Mir no se nos cae encima- pues habrá elecciones generales. Y digo yo que hasta entonces no debería pasar nada. Pero lo que digo yo no es necesariamente lo que dice ‘armafollón’ Soria.

Aprovechando que el Pacto pasaba por Madrid y que en Madrid andan ya con la cuenta atrás, decidió el alcalde torpedear con habilidad y tesón cualquier posibilidad de arreglo de lo de la Audiencia de Cuentas. En realidad, lo que Soria pretende es colocar al Pacto en situación de no retorno, para que todo salte por los aires. Milenarista y fanático como un ‘rebenque’ hereje del año mil, piensa Soria que si acaba con el Pacto acabará con Coalición, y que de sus cenizas y de las del Gobierno regional podría nacer una administración nueva, sin consejeros del PP que van por libres y hacen lo que quiere Bravo o lo que quieren ellos, pero nunca lo que quiere Soria.

Por eso pretende ‘armafollón’ Soria llevar el planeta (perdón, quise decir el Pacto) a la destrucción absoluta. Y se aplica, vaya si se aplica: tanto y tan bien se aplica que si los sondeos del CIS no aseguraran que el PP no va a lograr la mayoría absoluta y puede necesitar los cuatro o cinco diputados de Coalición para gobernar, si no dijeran eso, el Pacto sería ya historia, y los consejeros ‘populares’ del Gobierno estarían hace algún tiempo en el paro.
Pero como hay dudas sobre lo que puede ocurrir tras las elecciones, los suyos le han pedido a Soria que no destruya el planeta del pacto y se limite a armar follón de baja intensidad. Y en eso está. Y verán como enfollona lo de la Audiencia.

Y digo yo que si el PP gana por goleada, Coalición va a tener que hacerse cruces o buscar un apañito con el PSOE por aquí abajo. Pero como ocurra lo contrario, como Aznar no se supere y el PP necesite a Coalición después de las próximas elecciones, al alcalde Soria le va a pesar lo suyo. Y el juicio definitivo se lo van a hacer a él. A lo mejor se sienta en el mismo banquillo con algún amigote suyo.
[02 01 00]