cabecera_hormigonera.gif
Transcripción de Laura Docampo

jose-alberto-diaz-estebanez-2.jpg

Concejal de Economía y Hacienda en el Ayuntamiento de Santa Cruz, José Alberto Díaz Estébanez se sincera en unas declaraciones en las que -además de analizar la situación que atraviesa el ayuntamiento- habla con cierta amargura sobre el papel de los políticos en la sociedad actual.

-¿Por qué no se ejecuta sentencia que dice que hay que retrotraer la compraventa de Las Teresitas?
-La sentencia no afecta a la compraventa. Lo que pone en cuestión es el sistema de tasación. Si el expediente volviera al 2001, el Ayuntamiento recuperaría lo que se invirtió y los propietarios también recuperarían sus derechos edificatorios en el frente de playa.

-Teniendo en cuenta que el de Santa Cruz es un Ayuntamiento en emergencia social, ¿le parece coherente que el alcalde Zerolo se haya fijado uno de los sueldos más altos de toda España o que, como trascendió estos días, piensen gastar casi 400.000 más en asesores?
-No me parece coherente porque la información es errónea. El Ayuntamiento no destina más dinero a personal, lo que se hizo fue una reubicación. De hecho, en la información que se publicó se sumaba el sueldo de los secretarios de los grupos políticos, que es un gasto que no corresponde a la alcaldía estrictamente. En cuanto a las retribuciones, tanto del alcalde como de los concejales, hay que ponerlas en relación a lo que cobran los funcionarios de la casa. Y le digo una cosa, los concejales cobran menos que los jefes de servicio, los directores generales y los coordinadores de área. Si queremos unos dirigentes responsables, con dedicación plena y sometidos continuamente al juicio público, tendrán que tener unas retribuciones de acordes. No se puede atraer a gente de prestigio si se le paga por debajo de un jefe de servicio de una administración pública. Encima ahora se habla de rebajar un 20% los sueldos de los concejales, con lo que estaríamos cobrando menos que un jefe de negociado.

-¿O sea que usted está de acuerdo con seguir alimentando la burbuja salarial de la función pública?
-Este es un debate eterno. Yo creo que los sueldos de los responsables políticos deben fijarse conforme con lo que cobran los funcionarios. Así se hizo en el Cabildo de Tenerife para evitar discusiones a principio de cada mandato. O se hace esto o una ley estatal fija las retribuciones en función del número de habitantes de cada municipio. Esto sería lo serio. Porque sinceramente le digo, la sociedad actual ha hecho de la clase política el pele donde dar los palos de una piñata. Yo creo que esto es muy malo para la democracia. Los ciudadanos no son tontos y se dan cuenta de quien juega con la táctica del ventilador.

-Si no cree que sean tontos, ¿cómo les explica que el Instituto Municipal de Acción Social (IMAS), que se presentó a bombo y plantilla cuando se declaró la emergencia social, todavía no se haya puesto en marcha?
-La creación de un nuevo instituto lleva tiempo porque requiere de una estructura administrativa, nuevo personal y una nueva consignación presupuestaria. Yo confío en que se pondrá en marcha a principio de 2010. Además, el área de Bienestar Social tendrá, en un momento recesión económica en el que las administraciones tenemos que hacer enormes reajustes, un 15% más de presupuesto para el año que viene, porque entendemos que es la prioridad.

-¿Cómo conseguirán esa subida?
-Con mucha austeridad. Habrá menos campañas publicitarias, menos gastos de representación, se temporizará el ingreso de nuevo personal a la corporación, no se renovarán flotas de automóviles ni de uniformes y se hará una revisión de los contratos con proveedores del Ayuntamiento, que es donde se va un 40% del presupuesto municipal. Todo esto se verá en el proyecto de presupuestos, que espero discutir con la oposición a finales de este mes o, como muy tarde, en enero.

-¿Cómo evalúa usted la situación financiera de Santa Cruz? ¿Es un Ayuntamiento muy endeudado?
-No, tenemos un nivel de endeudamiento que no llega ni a la mitad de lo que estamos autorizados, que es un 110% de nuestros ingresos brutos anuales. Comparativamente con Las Palmas de Gran Canaria estamos muy bien.

-Si la situación financiera de la ciudad es la que usted comenta, se podría decir que Ángel Llanos ha dejado una buena herencia.
-Las herencias no son personales. Este es uno de los errores que provocó la ruptura del pacto: entender la gestión municipal como un patrimonio personal. Llanos se equivocó en eso. Ahora, que se haya hecho una buena labor económica, en términos generales, no lo pongo en duda.

-Algunos critican que Ángel Llanos usara su cargo para autopromoción. ¿Está de acuerdo?
-Yo creo que el problema que hubo entre CC y el PP fue un problema de actitudes personales y no de acuerdos programáticos. Estoy convencido de que Llanos había hecho de las áreas de gobierno del ayuntamiento su personal trampolín político. Su prioridad, más que la gestión municipal, era la promoción personal. Esto obstaculizada el normal funcionamiento de la corporación. Usted, por ejemplo, ¿ha escuchado hablar en los últimos 25 años del carnaval de ATI o de Coalición Canaria? Nunca, jamás. ¿Cuántas veces en los últimos dos años oyó hablar del carnaval del PP?

-En el Carnaval todos quieren hacerse la foto, no solamente el PP.
-En todas las notas de prensa Ángel Llanos era el niño en el bautizo, el muerto en el entierro y el novio en la boda en cualquier tema que tuviera que ver remotamente con algo del PP. Yo creo que esa estrategia, que yo no comparto, puede admitirse siempre y cuando no se convierta en una rémora. Cuando eso sucede hay que tomar determinaciones. La administración local es presidencialista. Hay una cabeza, que es el alcalde, y un cuerpo sin primus inter pares. Eso del primer teniente de alcalde no es como en el ejército donde hay un coronel, un teniente y un capitán. Esa sensación de bicefalia que se intentó transmitir es lo que obstaculizaba la labor municipal. Por eso el alcalde, en un ejercicio de auténtica responsabilidad, sacrificó la tranquilidad que le daba una mayoría estable en aras de la gestión.

-¿Lo están pasando muy mal para gobernar sin mayoría?
-No es cómodo. Tener mayoría en el pleno da tranquilidad para gobernar.

-¿Cree que con el PGO de Santa Cruz podría pasar lo mismo que en Tacoronte?¿Estarían dispuestos a negociar con los vecinos?
-El Ayuntamiento siempre ha estado dispuesto a consensuar este tema. Tampoco hay que confundir el caso de Tacoronte, donde el proyecto estaba en una fase muy inicial, con Santa Cruz, que está en la fase final del proyecto. Déjeme que le aclare también que este plan es el que más fases de información pública ha tenido de toda Canarias. Más del 90% de las alegaciones presentadas han sido admitidas a trámite. Ahora hay algunos, conocidos por estar en todos lo follones que suceden en esta isla, que intentan abanderar no se sabe qué causa buscando un efecto contagio del caso de Tacoronte. Lo que pretenden es montar una revolución, que hasta el momento ha tenido más éxito mediático que real.

-Según su punto de vista, es correcto que haya miles de casas fuera de ordenación o que a algunos edificios haya que cortarlos por la mitad.
-Es de sentido común que no va a ser así. Ya se les ha explicado que no hay casas que queden fuera de ordenación. Puede haber un error determinado en un plan tan complejo como este. O es que, ¿acaso cree que un concejal va a ir con una sierra a cortar las tres últimas plantas de un edificio?

[Resumen de la entrevista realizada a José Alberto Díaz Estébanez por Carmen Ruano, Laura Docampo y Francisco Pomares en el programa LA HORMIGONERA, de Radio Isla Tenerife, el jueves 03 diciembre 2009]