cabecera_hormigonera.gif
Transcripción de Laura Docampo

jose segura

 

José Segura, político de amplísima trayectoria que representa ahora a los socialistas canarios en el Congreso, cree, en alusión a López Aguilar, que “para llevar la Secretaría General de Canarias hay que estar en Canarias”. Ha sido uno de los artífices del Plan Canarias aprobado por Zapatero.

– Cada vez se habla más de que Ferraz ha pedido a Juan Fernando López Aguilar que deje la Secretaría General de los socialistas canarios. ¿Estaría usted de acuerdo con que se produjera el relevo?
– Yo tengo muy claro que para desempeñar una labor tan relevante como la Secretaría General de Canarias hay que estar en Canarias. Hay cuestiones que se pueden atender por medios virtuales, pero hay otras que no. Al margen de la innegable valía intelectual de Juan Fernando, es indiscutible que una responsabilidad de esta índole requiere esa presencia. Me lo comentaron, pero no me consta que la Ejecutiva Federal le haya hecho esa petición. Creí que cuando Juan Fernando no salió elegido presidente de la comunidad optaría por ser candidato al Senado. Esa hubiera sido la opción razonable, porque así habría podido ser un puente con la administración general del Estado, con la Ejecutiva Federal del PSOE y, desde luego, podría haber seguido como diputado regional, dirigir el partido en Canarias y hasta ser una alternativa ante una posible moción de censura.

– Hay muchas voces que aseguran que el PSC está descabezado y desnortado. ¿Cómo lo ve usted?
– Como dice el mago canario: a peor, la mejoría. Así es como vamos en esta legislatura. Acabamos de perder la presidencia del Cabildo de Lanzarote. No entendí que inicialmente se pactara con el PIL y posteriormente tampoco he entendido lo que ha pasado. Le hemos dado la Alcaldía de Teguise a un señor de Coalición Canaria a quien habíamos denunciado y está imputado; hemos perdido la Alcaldía de Puerto de la Cruz; nos hemos ido voluntariamente del equipo de gobierno de Los Realejos…Y lo de Santa Cruz no lo entiendo.

– No lo entiende usted ni nadie.
– Santa Cruz sigue siendo una de las pocas capitales de provincia en la que nunca hemos gobernado. Deberíamos ofrecerle a los ciudadanos un modelo de gestión con el que ilusionarles, pero yo no percibo nada de eso. Lo único que escucho es no al mamotreto, no al no sé qué, no al no sé cuánto… No descubro nada si digo que hay un grupo municipal fraccionado en el que se ven esperpentos de toda índole.

– Le he entendido mal o usted acaba de dar a entender que es partidaria del mamotreto.
– La verdad es que el del mamotreto es un tema que no conozco.

– Se habla del Plan Canarias, pero al mismo tiempo habría que hablar de los lastres internos que impiden el desarrollo de cualquier plan. Por ejemplo, el pleito insular.
– Yo nunca he estado con el pleito insular, ni siquiera cuando me agredían en mi etapa de presidente del Cabildo de Tenerife porque no echaba culebras por la boca con respecto a otras Islas. Es algo que nunca he tenido interiorizado intelectualmente. Yo he defendido, en el documento que elaboré para el futuro de Canarias previo al Plan, la creación de un desarrollo marino en el entorno de Gran Canaria. En esa Isla hay una industria incipiente de algas, a través de las que se obtienen infinidad de productos. Y, a trancas y barrancas, esa industria está funcionando. Mi obligación no es sólo pensar en Tenerife.

– Se está intentando vender como un éxito de Coalición Canaria el Plan Canarias. ¿Cómo lo ve?
– Yo le digo algo con sinceridad: José Luis Rodríguez Zapatero tiene virtudes y defectos como cualquier ser humano, pero le aseguro que el interés que tiene hacia Canarias a mí me toca mi fibra sensible. Y le puedo asegurar que el debate sobre el Estado de la Nación comenzó un martes y que yo el domingo anterior publiqué un artículo defendiendo la necesidad de un plan estratégico en Canarias.

– Planes hay los que se quieran, sobre todo con relación a la tecnología, pero pasan los años y no se concretan. Y el resultado es que Canarias tiene por ejemplo unas líneas ADSL sin ninguna calidad.
– Totalmente de acuerdo. Esa demanda la tenía que haber afrontado la comunidad autónoma. Cada comunidad se ha preocupado de esos temas. Es que Canarias, durante muchísimos años, no ha abierto la boca en este aspecto. Y cuando se produjo la privatización de la compañía Telefónica, yo era diputado de la oposición y puse el grito en el cielo porque la única conexión era a través del cable de Telefónica. Eso fue en el 96 y los diputados de CC votaron a favor de esa privatización sin pedir la excepcionalidad del trato para Canarias.

– Mirando y mirando el Plan Canarias, ¿dónde están esos 25.000 millones que se prometieron?
– No he podido hacer hasta ahora una cuantificación. Pero sí le puedo decir que hay muchos proyectos cuantificados, con su ficha financiera. No sé dónde están esos 25.000 millones, pero, mire, nuestra obligación no es preguntarnos dónde están, sino exigir que se conviertan en realidad. Y ahí es donde pueden llegar las dificultades. Ahora las administraciones canarias son las que tienen que dar la talla. Hay que disponer de suelo, por ejemplo, para sacar adelante los proyectos.

– Se le ha encomendado que vigile el cumplimiento del Protocolo de Kyoto. ¿Cómo lo está llevando?
– Estoy satisfecho porque me hayan elegido presidente de una comisión absolutamente nueva en las Cortes Generales, la llamada Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Cambio Climático. Es una comisión integrada por 25 diputados y 25 senadores de todas las fuerzas políticas para estudiar uno de los fenómenos más graves que afectan a la humanidad. Asistiré a la cumbre de Copenhague como presidente de la delegación parlamentaria española y aquí, ante esa comisión, han ido compareciendo todos los ministros marcando las rutas de trabajo de sus respectivos ministerios y científicos de alto nivel, hasta premios Nobel. Estamos acumulando mucha información y estoy estudiando mucho la situación. Me encuentro muy satisfecho con esta materia. ¿Hacia dónde vamos? Sin duda, en tres o cuatro años veremos por ejemplo en las carreteras españolas coches híbridos, que consumen combustible fósil y energía eléctrica. La industria del automóvil o la aeronáutica van a tener que adaptarse a las necesidades de reducción de contaminación. Hay que luchar contra el calentamiento de la tierra. Un incremento de un solo grado puede ser una auténtica tragedia. Las Cortes Generales no van a dar la espalda a este gran reto.

– ¿Hacia donde vamos con esta crisis económica y con tantos casos de corrupción?
– Yo creo que todos estos casos de corrupción van a traer consigo un revulsivo ético innegable en el sistema productivo y político. ¿Hacia dónde vamos en Canarias? Hemos vivido una etapa en la que usted compraba un solar por cien, se lo recalificaban medio año después y lo vendía por 1.500. Se corre actualmente el riesgo de que la gente se quede en su casa sin votar, por la crisis económica o por la corrupción. Pero lo que tenemos ahora es la obligación ética, y yo estoy subido a ese caballo de la ética, de transmitir a los ciudadanos moral, actitudes positivas y realidades. Y el Consejo de Ministros ha aprobado unas realidades que marcan una nueva ruta para un nuevo modelo productivo. Se dice, menos cemento y más talento. Se nos llena la boca con esto. Pues ahora tenemos una gran oportunidad.

[Resumen de la entrevista realizada a José Segura por Carmen Ruano, Laura Docampo y Francisco Pomares en el programa  LA HORMIGONERA, de Radio Isla Tenerife, el jueves 15 octubre 2009]