Bañistas paseando en cueros preguntan a un municipal robotizado que hace guardia en su tumbona. [con perdón de Bender]

A sus 94 años recién cumplidos, un rejuvenecido Jerónimo Saavedra (tres estiramientos, injerbotox mensual y una operación de cadera por láser) seguía siendo alcalde de la ciudad de Las Palmas, gracias a la alianza entre el Partido Popular de Canarias y el grupo de Socialistas Moderados de Saavedra, una escisión del PSOE canario que aceptó presentar candidatura conjunta con el PP de Soria, a la alcaldía de la capital, en mayo de 2011. Soria bendijo la operación –que sorprendió bastante en Génova- con una frase que hizo historia: “Saavedra es el futuro”. Se usó como eslogan de una campaña en la que casi todo quisque votó a Jerónimo Saavedra, con la excepción de López Aguilar, que se votó a sí mismo, aunque no se presentaba porque estaba en Estrasburgo.

Gracias a ese acuerdo hoy tan lejano, Saavedra revalidó la alcaldía de Las Palmas nada menos que tres legislaturas, y además los socialistas dejaron de pelearse entre ellos, porque Saavedra los echó a todos menos a Chano Franquis y a Nardy Barrios, que fichó por el grupo de Socialistas Moderados a cambio de un carguito. Así, Saavedra reinó en la arruinada ciudad de Las Palmas, y el PP justificó el seguir instalado en su acuerdo con los nacionalistas de Coalición durante otras tres legislaturas más. Fueron legislaturas convulsas y difíciles para el PP, sobre todo cuando –siendo Esperanza Aguirre presidenta de España- el sector soberanista de ATI se desplazó por sorpresa a la ONU a pedir la independencia de Tenerife, La Palma, El Hierro, Lanzarote y Fuerteventura, y su conversión en Estado Libre Asociado a la Confederación Macarronésica, integrada por la socialfascista Norditalia, más Calabria y Terra Camorra.

Antes de lo de Nueva York, una delegación de ATI había visitado Palermo –invitados por la Liga Camorrana- y habían descubierto que el Gobierno de Camorra no tenía jamás ningún problema con las leyes ni oposición ciudadana a ningún tipo de proyecto urbanístico, fuera puerto, tren, playa o recalificación de Parque Silvestre Comunitario. Vinieron hablando mucho del estilo siciliano de resolver conflictos con ofertas no rechazables…
Los de Coalición exigieron ser Estado Libre como condición para que el PP siguiera en el gobierno de Papá Rivero. Fue en las negociaciones de 2019, y se aceptó, con la condición de que Gran Canaria –gobernada ya por la Coalición de Socialistas Moderados y por el PP de Soria, pudiera federarse directamente como autonomía propia, al igual que había logrado la Gomera, dónde Casimiro Curbelo había rechazó el referéndum de los gomeros de instaurar una monarquía hereditaria propia.

Por cierto: Soria aceptó la petición ártica de independencia. Y parió otra frase –“España es muy elástica”- que también tuvo eco.

* [Se me olvidaba: Saavedra permitirá a todo el mundo bañarse en bolas en Las Canteras. Eso que habremos avanzado…]