a babor

¿Recuerdan lo mucho que nos enfadaba que el voto herreño decidiera el Gobierno de Canarias, a cambio del asfaltado de una calle en el municipio de Frontera? Sí, claro que lo recuerdan. Tan claro como que no fue hace demasiado tiempo: apenas un día antes de que tuviera que votarse la Universidad de Las palmas y los herreños paralizaran la votación porque tenía los dos tercios de los parlamentarios de una isla. Bonitos pusimos entonces desde los periódicos de Las Palmas a Juan y Tomás Padrón. Hubo hasta quien llegó a reclamar una modificación de las normas electorales para evitar que dos mil votos pudioeran llegar a bloquear impúnemente la razón de la mayoría.
¿Recuerdan también las tensiones gubernamentales cuando lo del Complejo Agroindustrial de Teguise? Era más o menos la cosa que Dimas anunciaba su intención de caragarse el Gobierno contubernio entre las AIC y el PSOE, aquel Gobierno de Hormigón que luego resultó estar aluminósico perdido, si no le soltaban unos quinientos millones para tapar el agujero sin fondo del Complejo. Bonito pusimos a Dimos. De mercader y chantajista para arriba. Y nos asistía toda la razón del mundo para hacerlo.
Pues ahora, después de todo aquello, se quejan en Coalición Canaria -el mismo Olarte se queja a sus amigos- de que en Madrid no nos entiendan y de que nos comparen los periódicos con los malvados vascos y los insolidarios catalanes. Como si eso no fuera lo lógico después de que los diputados de Coaslición en Madrid se dediquen a anunciar cada vez que un periódico nacional les pone el micro delante, que la gran aportación del Grupo Canario a la historia de la democracia española, ha sido la de mercar sus vbotos a cambio de todo tipo de cannonjías, diezmos, exenciones, diferencias y prebenmdas.
Así, mientras aquí en Canarias nadie sabe todavía -porque aún no lo ha explicadop quien debe hacerlo- qué diablos es lo que está ocurriendo con el REF, o cuánto nos van a dar por las carreteras, o por qué se apunta la ministra de Sanidad las enmiendas de la Coca en lo del Pino II, mientras aquí seguimos pensando que lo único cierto que ha conseguido el Grupo Canario en Madrid es que en los ministerios nos traten con un poco más de educación que antes y no nos den con la puerta en las narices… mientras eso ocurre en esta latitud, los muy enterados periódicos madrileños aseguran que el REF es como una trágala para los impuestos, para la creación de un paraiso fiscal y para que los aplatanados canarios podamos seguir vivienda de la caridad metropolitana, que viene a ser lo mismo que vivir del cuento.
Coalición Canaria lo está haciendo al revés: en Canarias no vende una puñetera escoba sus trabajos cortesanos. Y en Madrid vende el oro y el moro de éxitos presuntos o reales en una supuesta guerra con la administración del Estado. Exitos que para lo único que sirven es para cabrear a un personal -el peninsular- que todavía piensa que la España tropical es el país de Jauja.