a babor

Rateros, cortabolsas, garduños, cleptómanos, escaladores, amigos de lo ajeno, revientacajas, hombres araña, sisones, bandoleros del Guadalquivir (o del barranco de Santos), lagartos, ganzúas, ATIzadores, navajeros, cómplices y colegas de moral dudosa, subvencionadores, comisionistas (incluyendo hombres del maletín), depredadores, sabandijas, desvalijadores, cacos normales y corrientes y ladrones con Master en Oxford, raptores de tiernas y solitarias infantas con intenciones no matrimoniales, filesos (o bien floreales), domínes de molicie, ratas, trileros, yonkis caspasos y sin caspa, porretas, heroinomanos, inyectados, consumidos, jeringueros, adictos al polvo de Colombia o de Tailandia, camellos y clientela, vendedores de kiffi y engachados al pegamento de bote, robaperas, robapeines, robatrajes, robaniños, duques de feria, mercachifles, bandidos, abusadores, concejales, agiotistas, traficantes de cualquier cosa, usureros, violadores, sádicos, exhibicionistas, viciosos, pervertidos y sarasas, guarecidos, antrosos, anidahuevos, taimados de todo tipo, pícaros, pillos, malosos, ruines, fanáticos, despanzurradores de casettes, desfalcadores, lacras, gorrones, enfoguetados, defectuosos, falsificadores de moneda, prevaricadores, corruptos más allá de la normal, candelabros de siete brazos, fanfarrones, matasietes, alcahuetes, corruptores de menores, pederastas, pulpitos de mal andar, infractores y transgresores de las normas, impostores, adulteradores de agua firgas con lejía, falsarios, embrollantes, vendedores de enciclopedias a plazos, traidores a la patria canaria, fingidores, chulos, proxenetas, mauriciables, muyaidines, gamberros, golfetas, robamotos, tahures (en versión Missisipi, Vegueta, Farray, Santa Catalina y San Bernardo), pajilleros, putos, prostitutos, rameros, cortesanos, colipoterros, izos y rabizos, furcios horizontales y verticales, mesalinos y popeos y nerones y toda esa basca, meretrices, bagados, coimas y buscones y mediadores en el asunto de la trata, guerristas (sector Alfonso, sector Juan y sector traficantes de armas), embusteros, ralea de cárcel, carne de patio de prisión, extras de redada, sinalmas, echacuervos, despojos, rufianes, perillanes, bellacos, viles, barbianes, villanos, belitres, sinvergüenzas, contaminadores, agudos en exceso, listos de más, bergantes y tunantes y gentes de mal vivir, responsables de la financiación, cuñadísimos, botines, vivarracos, saltapericos, rasca-rascas, bingueadores, tragaperras, licenciatarios, camorristas, púgiles de Borneo y de Sumatra, guardafacas, ingenieros del butrón, sacamantecas, carteristas y descuideros. (Y frescos, sin ánimo de señalar).
(Afectuosamente dedicado a Emilio Fresco y Alfredo Belda, para que no nos cansen con el intercambio reiterado y persistente de expresiones tan manidas como ‘delincuentes’ o ‘chorizos’).