a babor

A la entrada del hotel Iberia, un cartel anunciaba en letras doradas sobre fondo rojo que a la una de la tarde de ese mismo día -ayer, por más señas-, empezaba la ‘Primera reunión de la Coalición Nacionalista’. Frente al cartel, Barragán hacía cábalas: «Esto de anunciarlo como si fuera un baile flamenco para turistas se le ha tenido que ocurrir a Paredes», decía. Y tenía razón: se le había ocurrido precisamente a Paredes.
Lo que no se le había ocurrido ni a Paredes, ni a Barragán, ni a Mendoza, ni a Rafita Pedrero (pobre muchacho, desde que es presidente de AIC, está más delgado), ni a Mauricio, ni al venerable y desconocido caballero nacionalista que acudió a la reunión por ese partido-probeta que es el PNC, es que los chicos de la prensa quizá esperaban de la ‘Primera reunión etcétera’, algo más que un encuentro de segundones. Después de meses y meses de darle al bombo y al platillo y al resto de la orquesta con la historieta de la foto de familia, ahora resulta que en la foto de familia sólo salen los hijos, y además poniendo carita de pobres huérfanos abandonados una noche de carnaval. Porque Mauricio aparte, del que se puede decir de todo menos que es un segundón (más bien un general sin ejército), no asomó por el Hotel Iberia ni un primer espada. Y a ver que presentación en sociedad es ésta en la que ni el padre ni la madre participan de la fiesta.
Bonis, muy en su papel de fiel vasallo, explicó a la concurrencia que la foto solemne con Hermoso y Olarte queda para más adelante, y expresó criptícamente su intención de hacer coincidir el evento con el Día de Canarias, para mayor recochineo.
Y es que a los neonacionalistas se les va a quedar el asunto del nacionalismo un poco a traspelo: después de consultar sus encuestas, las propias y las ajenas, parece que han decidido que la foto sin padres sea -además- de una familia con apellido trucado: ya no se van a llamar Coalición Nacionalista, sino Coaslición Canaria, seguramente para que el vecino de Artenara no crea al depositar su papeleta que está votando a los vascos o los catalanes. Y tampoco quieren llamarla Coalición Nacionalista Canaria, porque dicen que coinciden las siglas con las de ese partido o lo que sea  que se tienen a medias y muy mal avenidos entre Antonio Cubillo (sector tradicional) y Angel Cuenca (‘aggiornamento’ regenerativo).
Así las cosas, ni padre, ni madre, ni apellido. Y si me apuras, ni siquiera una campaña de las de siemptre. Porque Julio Bonis dice que el procedimiento de captación va a ser el ‘boca a boca’, que debe ser como el ‘puerta a puerta’ que no hizo el PSOE, sólo que mucho más íntimo y mojado. Y es que Bonis anda el hombre tan estresado desde que abandonó la naútica, que a estas alturas confunde la oreja -apéndice auditivo- con la boca -cavidad húmeda-. O a lo peor, noio es eso.
A lo peor lo que ocurre es que cuando Bonis habla del boca a boca se refiere a la respiración artificial: quizá esta foto de familia sin padre ni madre ni apellido, va a necesitar desde ya mismo que le apliquen algún tratamiento de choque para salir del letargo. Y si la cosa va de tratamientos de choque, seguro que el boca boca de Bonis puede resultar superlativo.